Buscar
  • Propert-i

Los Amenities, elementos clave en la bienestar de sus habitantes.

En línea con los cambios de conducta producidos por la situación actual y teniendo claro que las personalidades van a pasar por una especie de estado de sensibilidad con respecto a sentirse bien, los espacios comunes y privados donde se producen las interacciones deberán cambiar.


La obligación de trabajar aislados, aunque unidos por la tecnología, ha producido la necesidad de una separación que permita a los habitantes conservar la sensación de seguridad personal. Teniendo claro que las personalidades no van a encajar en un solo tipo de espacio (cosa que nunca ha pasado, pero que hoy se verá acentuada), es importante que los nuevos amenities provean la tranquilidad y productividad individual que permite enfocarse en aislamiento y por el otro lado la suficiente interacción para continuar una vida social que necesitamos como seres humanos.


La sensación de un espacio familiar parecido al hogar, que estará en la mente de los usuarios luego de este proceso, va a llevar a querer tener un nuevo aspecto de su oficina o espacio de trabajo, con una especie de look and feel residencial el cual va a ayudar en esta nueva percepción de los espacios.


La condición de no tocar y no ser tocado -al menos por un buen tiempo-, va a ser una de las claves en las necesidades de los grupos de trabajo. Es así como se debe analizar qué tanta automatización de todas aquellas cosas que implican contacto va a ser necesaria y ahí encontrar la clave de los nuevos amenities para zonas comunes, ascensores, puertas, baños, entre otros.


En este proceso se debe usar la cultura del grupo humano como elemento esencial del diseño y búsqueda de la solución, sin embargo, si esta personalidad de grupo no esta claramente entendida se vuelve muy difícil poder emprender un camino hacia la solución.


Las necesidades de cada grupo son tan diferentes, que se van a volver como los nichos de mercado de otros negocios, específicos y dirigidos. Los espacios reforzarán la cultura de los grupos y generarán la diferenciación necesaria.


En un momento se pensó que tener lo último era lo mejor, en este momento, lo ideal es ser más preciso sin incurrir en costos innecesarios, entender al habitante y co-crear con dicho entendimiento, los elementos que le dan la sensación de bienestar interactuando con los nuevos espacios de comunidad y privados que necesita. Se trata de extender en el tiempo la mejor sensación posible en los edificios durante el mayor tiempo posible.


Siempre es mejor una sonrisa que dure años que una carcajada que solo dure un instante.


info@propert-i.com


16 vistas0 comentarios